13 de julio de 2011

Taitantas veces

Soy eternamente más bella cayendo sobre pies planos, debajo del ala de connivencia que entrega cara blanca, ojos dichosos, luz prestada.
El desconcierto no es sino concierto de eclécticos estrabismos, derrape mental, manos de mantequilla, piernas de plastilina; no soy sino todo cuando no hay nada, nada cuando aparece todo. Menos cero partido entre taitantos; taitantas veces me desinflé en el horno.
Echo más de menos las texturas que rocé al tiempo que desrozaba que aquello que palpé y salió volando tras un viento seductor.

1 comentario:

raul dijo...

Que rule!!!!